¿Y ahora?

4 comentarios

Facebooktwitteryoutubeinstagramflickr

Cuando la violencia y la impunidad te golpean la puerta ¿Y ahora?

Desde que tengo uso de razón cada vez que la delincuencia me hizo estadística me dije “me voy del país”, pero desde que creé la Fundación Cine Jardín y en mismas circunstancias siempre he pensado “me quedo porque aquí soy útil”.

¿Y ahora?

Como todos saben las últimas horas han estado llenas de numerosos fallecidos, brutalidad policíaca y también amedrentamiento a los ciudadanos directamente en sus hogares. Así ocurrió este sábado 29 en la tarde, cuando encapuchados sin orden de allanamiento, parte del comando de contrainteligencia de la Policía Nacional Bolivariana, entró en edificios y apartamentos causando terror a los vecinos de Montalbán y robándonos pertenencias como celulares, dinero en efectivo, bolsos, laptops y hasta comida. En el caso de mi pareja y mio , los destrozos fueron peores, total brutalidad, sin razón alguna, los delincuentes encapuchados del gobierno entraron por la fuerza disparando, destrozando reja y puerta, a pesar que los vecinos indicaron que no había nadie en el apartamento, luego de entrar revolvieron todo, revisaron los cajones, se llevaron lo que quisieron e incluso escupieron, simplemente nos ultrajaron y violentaron de la forma más baja.

¿Y ahora qué hacemos cuando el delincuente es quien se supone debe protegernos?

Llamé directamente a los jefes de la policía, quienes han provisto seguridad en las actividades de Cine Jardín, y se lavaron las manos diciendo que no eran ellos, pero se excusaron diciendo que más temprano habían sido heridos tres funcionarios y por esta razón decidieron amedrentar los edificios. Les reclamé porque me conocen, saben que hago en la comunidad, un trabajo que pocos saben es sin fines de lucro, les indiqué que éramos civiles inocentes, desarmados, vulnerables en sus hogares y nos estaban violentando sin ninguna piedad o razón, totalmente fuera de la ley.

Los vecinos fueron amenazados, el miedo entre las paredes del edificio es incalculable, algunos no quisieron declarar a la prensa.

¿Y ahora a quién denunciamos?

Por ahora salimos del apartamento, fue suficiente insomnio pasar una noche allí, a la espera de algunos medios que fueron a tomar las denuncias, vivir el miedo de estar en un lugar donde no te sientes seguro no se puede describir.

No tengo respuestas, ni decisiones, sólo tristeza. Son momentos terribles los que sufrimos en el país. Violación a los derechos humanos en todas sus formas.

Amigos, cuerpo diplomático de las embajadas en Venezuela, prensa, a todo el que competa, ayúdennos.

Maria Alejandra Vera
Presidente at | + posts

Amo a Caracas con locura. Y se que todo en la vida se puede. No soy astronauta porque elegí ser una ciudadana común que quiere poner su granito de arena. No soy cineasta, sólo como cotufas. No soy escritora, apenas escribo 140 caracteres. Y mis experiencias deportivas varían en minutos. Pero amo lo que hago y tenemos un cine, un club de libros y un grupo de corredores, lo que tengo es de todos Ustedes.
No tengo ratos libres porque trabajo en lo que me gusta con eventos para embajadas, cócteles, fiestas de alto nivel, seminarios, exposiciones, entre otros.
Soy buena en lo que hago.
@marialejavt

Facebooktwittergoogle_plusmail

4 comments

  1. Norka González - 01/08/2017 7:05 pm

    Que pena amiga, he estado en tus actividades , admiro, respeto y agradezco mucho tu trabajo porque lo disfruto enormemente. Me entristece tanto lo que nos está ocurriendo, porque nos ocurre a todos. Cuenta con mi solidaridad y apoyo que como ciudadana pueda darte. La barbarie ha tomado nuestras vidas, nuestro compromiso es no permitir que nos roben la esperanza ni nos arrebaten nuestra dignidad. Saludos amorosos y solidarios. Puedes ubicarme por mi correo si me necesitas para algo.

  2. Lenin Vargas - 01/08/2017 9:30 pm

    Alejandra,

    Lamento lo ocurrido a ti y a tu pareja. Cuesta creer en todo lo que nos està pasando. Este pueblo no merece toda la infamia que nos ha tocado vivir. Cuando se nos vulnera en el lugar que consideramos màs seguro como lo es nuestro hogar, no podemos sentirnos menos que terriblemente indefensos. Solo me resta desearte que superes pronto este feo trauma.

    Lenìn Vargas

  3. Emilita - 01/08/2017 9:30 pm

    Es la triste realidad de nuestro país, y es dificil generar empatía, cuando no se comparte la misma terrible esperencia, lamentablemente muchos sectores del país parecen vivir en una realidad paraleta, muchas personas con las que hablo me dicen con cierto alivio por mi casa esta tranquilo, por aqui no pasa nada… pero el drama de la inseguridad juridica nos acecha a todos, y lo menos que podemos perder son bienes materiales, porque lamentablemete muchos han pagado con su sangre, simplemente no existe un Estado de Derecho, simplemente no existen Instituciones… simplemente o tomamos cinciencia todos o terminamos de perder el país. Yo por mi parte creo en el despertar de la nación, para muchos no será un despartar fácil, pero creo que el sufrimiento nos permitirá evolucionar con nación, y no permitir nunca más que falsos lideres nos vendan una idea de Justicia mientras sus bolsillos se llenan de corrupción, que nos hablen de Inclusión, mientras sólo ven en el llamado pueblo, una masa ignorante que les permitan perpetuarse en el poder, y sobre todo, (con el posible respeto que pueda merecer una parte del componente militar) que nunca más este en la manos de un miliar, que nunca ha ganado una guerra y que no sabe hacer otra cosas sino dictar y obedecer ordenes, el querer llevar a su antojo el destino de una población civil que debe hacer valer sus derechos.

  4. Emma Salazar - 07/08/2017 11:14 am

    …En medio de las fuertes situaciones que vivimos…mis buenos deseos para recuperar la seguridad, las ganas y la confianza lesionada por haber recibido semejante acción malsana. Ciertamente, muy penoso todo lo que sucede, y las irrupciones sin autorización, ni justificación a varios edificios, en represalia indiscriminada y sin apego a la ley, por parte de los funcionarios llamados a encarnar ese valor, esa seguridad, defendernos.

    He asistido 4 veces a las funciones de Cine Jardín…y 2 claramente, hace poco tiempo..me encantó ver alli la versión nueva de “El Principito”. De hecho, también estuve en su 4 Aniversario, donde se proyectó la película “Volver a Itaca”, en ese contraste que nos llama a evitar conformarnos como país parecernos ni igualarnos a Cuba, al evitar quedarnos presos del miedo, melancólicos o entristecidos, llenos de reproches por la falta de comunicación y la acción oportuna, por lo que por muchas razones, me parece una excelente iniciativa, tu labor, tesón y de quienes te apoyan en ese hacer muy valioso de la Fundación Cine Jardín. Venezuela atraviesa fuertes dificultades, en otros países también, mas ojalálas que nos toca resolver a nosotros, podamos darle una mejor respuesta.

    Decidas lo que decidas, que es muy importante preservarse, estar, reinventarse cada día, que sanen pronto las heridas a la moral, al equilibrio y que puedan reconstruir lo que se llama la certeza en el hogar, además de recomponer puertas, bienes… rescatar la tranquilidad, que es lo grave de cuando alguien ladrón o violento entra a la casa, la fuerte invasión al espacio que se siente, lo que daña la seguridad en el estar. Hace años, ya 2 veces, una primera experiencia sin mayores traumas, siendo pequeña, y a los años, ya una segunda, luego que en otra noche ladrones se metieron, a Dios gracias sin mayores consecuencias, porque solo se llevaron cosas materiales, finalmente hubo que enrejar el apartamento, y la verdad, han pasado algunos años, y así como cuando veo a tantos otros enrejados, mas allá de la seguridad por las alturas, o de pensar en quienes tienen niños, el peligro de alguna caida, la facilidad de tener alli un espacio para las plantas, colgar algo en forma provisional, se modifica la conducta, uno se siente preso. Por ello, realmente me desagrada ese ver la ciudad cada vez mas cercada, ya que como llevados o empeñados en estar en jaulas, autoconformados a presos, por ello, todo lo que nos lleva a rescatar ese encuentro en lo público, a plenitud en espacios casi abiertos, sin desconfianza, reconociéndonos y reencontrándonos, con el que contribuyes, me parece genial! Por ello, reitero, lamento que te hayan vulnerado de esa grave forma y a tu esposo, esperando todo lo material tenga pronto solución y en lo espiritual, también logren igual pronto fortalecerse, recuperar la sinergia y la confianza, estar en un lugar donde mas seguros.

    Que tengas una mejor y excelente semana, van a pasar muchas situaciones, algunas se esperan incluso aún muy duras en el país, me gustaria que ni tan fuertes como las que se están viviendo, y que en forma menos convulsa, logremos resolver estas situaciones de incertidumbre, desprotección, desconcierto con menos traumas. La vida a veces para algunos o para muchos un poco áspera, porque así se vuelve cuando pesan y se salen de control, las relaciones de rencor, ira, rabia y resquemores, en vez de estar mas enmarcados en relaciones desde la certeza, el respeto, la tolerancia, buena onda y corresponsabilidad. Por ende, eso hace que nuestras vivencias, a veces mucho menos solidarias o confortables de lo que se desea, en ideal, sin embargo, valga la entereza en la decisión para disfrutar y recuperar todo lo que contribuya a que la vida en este país sea menos cruenta, azarosa, impredecible o complicada, y en contraste, ojalá pueda ser más diáfana, predecible, tranquila y grata, ya me parece que es un efecto de las decisiones de la sumatoria de lo que decide cada quien para sí y de lo que se comparte, se desea para otros, por lo que valga una palabra de aliento, en proporción a lo que brindas y de disculpas de parte de quienes impotentes por lo momentos para ayudar en forma directa, mas en la esperanza y certeza de vivir mejores situaciones; ciertamente hay que disminuir o detener lo mas posible la ola de violencia e incidir para gestionar lo público de manera diferente, siendo vital lo que cada quien puede dar para ello, y ojalá en forma más idónea y alguna vez, menos paradójicamente, menos reactivos y mas equilibrados, lograr que el respeto sea más generalizado y más palpable que lo incorrecto.

    En Dios, la Virgen, la Energía del universo confia, y toma igualmente previsiones, que ojalá nos guíen en las acciones correctas a realizar, nos podamos entender acá en la tierra, superar todas estas experiencias negativas y testificar una Venezuela sanada. Un abrazo, en comunicación,