Arroz con leche…

No hay comentarios

Facebooktwitteryoutubeinstagramflickr

¡Me quiero casar!

Cuando decimos “arroz con leche”, a más de uno se nos viene a la mente el recuerdo inmediato de esa jocosa sonata que cantaban nuestras madres en la cocina, esa que hablaba de una viudita que se quería casar y que al final, muchos de nosotros no nos aprendimos más de la segunda estrofa. Incluso, el venezolano considera esta pieza como parte de nuestra herencia colonial.

El arroz con leche es un postre significativo de la dulcería criolla, una receta tan antiquísima que se desconoce su origen, pero que seguirá siendo tan popular por la sencillez con la que se prepara.

UTENSILIOS:
-Olla de 1 litro de capacidad
-Paleta de madera

INGREDIENTES:

-1 taza de arroz blanco
-2 tazas de agua
-2 tazas de leche
-Azúcar al gusto
-Canela en rama
-Canela en polvo para decorar

PREPARACIÓN:

1. Cocinar el arroz con el agua y agregar dos (2) ramas de canela.
2. Cuando el arroz esté al dente, retirar las ramas de canela.
3. Agregar el azúcar hasta que obtenga el nivel de dulzor preferido.
4. Agregar la leche, mezclar con la paleta de madera y llevar a fuego lento revolviendo durante aproximadamente 10 minutos.
5. Dejar que espese y retirar del fuego dejándolo reposar otros 10 minutos más.
6. Servir y decorar con canela en polvo.

NOTA: Puede consumirse frío o caliente, depende del gusto del comensal.

Un buen arroz con leche debe quedar cremoso, aunque hasta los experimentos más accidentados siguen siendo sabrosos; algunos sustituyen el azúcar y la leche por leche condensada siguiendo el mismo procedimiento, otros le agregan una pizca de sal a la cocción inicial del arroz. Todo depende de tu gusto y creatividad.

Recuerda: La cocina es tu estudio y la comida es tu arte.

Por Jibah Dib

Facebooktwittergoogle_plusmail
Jibah Dib
Chef de Cocina Profesional. at | | + posts

Venezolana. Aries. Melancólica-Colérica por excelencia. Chef de Cocina Profesional. Amante de la música, la historia, la cultura, el arte y la comida. La literatura es vida, igual que Edgar Alan Poe. Amo Caracas en cada uno de sus rincones.